Algunas personas ya hemos leído, o hemos visto quizá alguna que otra campaña de sensibilización, o alguna estadística acerca de la relación que existe entre el uso de los celulares y las tablets en edades tempranas y los problemas visuales.
Otros personas, generalmente los padres que tienen niños en ese rango de edad, han profundizado un poquito más y han encontrado que para el 2020 (osea ya! en un añito!) la mitad de los niños será miope a causa del uso desmedido de estos dispositivos.

 

Pero… qué hace que se genere esta condición? las radiaciones de esas pantallas? la luz azul?…no señores!

Las radiaciones de este tipo de pantallas en la infancia, no tiene relación con la miopía, aunque sí, éstas  también ocasionan otros problemas visuales. Sin embargo, en este blog explicaremos el por qué de la aparición de la miopía secundaria al uso de estos dispositivos…

 

Cuando hay una fijación de la mirada hacia una imagen cercana, el sistema visual realiza todo un proceso en el que, los ojos entran en convergencia (se unen un poco hacia adentro para lograr fusionar en una sola, las imágenes que cada ojo percibe por separado (visión tridimensional)),  el lente natural que esta por dentro de nuestros ojos, llamado cristalino, aumenta su potencia óptica “abombándose”, gracias a una contracción del iris, y unos músculos llamados músculos ciliares que “achican” el diámetro de las pupilas para nitificar la imagen, logrando que el ojo aumente su poder óptico hasta 3 dioptrías!

 

En un sistema visual inmaduro, como lo es el de nuestros niños de edades tempranas (hasta los 7-9 años de edad), en el que no se ha completado el desarrollo del globo ocular (su forma, su tamaño, sus funciones), al que sometemos a una sobre estimulación de visión cercana, por ejemplo las pantallas de las tablets o los celulares, que muchas veces son utilizadas para alivianar la carga que supone cuidar, calmar, consolar, distraer a un niño, el cual, recordemos que es capaz de generar 3 dipotrias de aumento para nitificar una imagen  de cerca.

 

Entonces, cuando a dicho sistema visual, lo educamos precozmente para generar todo ese proceso de acomodación, de manera desmedida, en tiempos prolongados, sin pausas activas, sin la posibilidad de retomar esa relajación que se da al estimular la visión lejana, que es la única visión que genera distensión muscular ocular total, ya pueden imaginar lo que pasa cuando ese sistema visual, acostumbrado a sobre estimularse en visión cercana,  quiera intentar enfocar en visión lejana. Le será supremamente difícil y/o imposible,  porque estuvo contrayéndose mucho tiempo, y por consiguiente, no será capaz de detallar objetos a larga distancia!

 

Recordemos que la Miopía es un defecto visual caracterizado por una mala visión lejana, el cual, cuando no existía este mundo digital, solo era posible encontrarlo en niños predispuestos genéticamente por herencia de padres o abuelos miopes, o a un globo ocular más grande de lo normal. Ahora ya saben por qué es éste defecto, y no otro, el que se produce actualmente en niños de edades tempranas que son expuestos al uso indebido de estas pantallas.

 

No entraremos en detalles más profundos que acarrean el uso de estos dispositivos en materia psico social, pues este no es el objetivo central del blog, pero los invito a leer también acerca de este tipo de consecuencias, pues ningún niño, necesita en su primera infancia un celular. Es mas bien el cuidador, que lo utiliza a falta de recursos para cuidar a un pequeño.

 

Así que, la invitación en este blog es: más parques, menos celulares y tablets para nuestros niños!

 

Por qué? porque los sitios abiertos (bueno, puede ser hasta dentro del propio hogar) estimulan esa visión lejana, que relaja músculos oculares y disminuyen el riesgo de padecer miopía. Además de los incontables beneficios psico sociales (reitero) que incluyen el contacto con la naturaleza, el esparcimiento en un lugar abierto, la interacción con otros seres humanos, etc.

 

También invito a los padres a que lleven a sus hijos a un chequeo visual, si no lo han hecho, porque más de uno podría llevarse una sorpresa y los defectos visuales detectados a tiempo, pueden evitar posibles casos de Ambliopía u ojo perezoso, que derivan en dificultad de aprendizaje, bajo rendimiento escolar y problemas visuales que podrían ser irreversibles.

 

Dra. Saray Martinez Santos

Optómetra

C.E.O AVEX

 

 

Aceptémoslo! ya no vivimos en el mundo de las dos visiones…ahora más que nunca, se posiciona algo llamado visión intermedia. Una visión que cubre específicamente los requerimientos de la vida diaria en los trabajos actuales. Requisitos que los lentes de visión sencilla o bifocales, sencillamente no pueden satisfacer.

Cumplir 40 años de vida.

Con el paso de los años, como lo hemos visto en nuestro blog anterior, la capacidad de enfoque del cristalino, especialmente de cerca, se va disminuyendo, junto con la velocidad para enfocar imágenes a diferentes distancias. Esto suele evidenciarse marcadamente en las jornadas laborales, en las que estas realizando lecturas de textos en medios físicos, después debes pasar a revisar algún archivo en tu computador, pero de repente llega un compañero o cliente a tu oficina y debes visualizarlo en la puerta de tu oficina o al atenderlo frente a tu escritorio. Te das cuenta de que en tus 30´s, no era tan difícil efectuar esos cambios de distancias como ahora.

Los lentes ocupacionales pueden prevenir enfermedades laborales.

Sucede con mucha frecuencia en mis consultas, que los profesionales que trabajan con la visión intermedia, como los Odontólogos, se quejan de que con sus lentes de visión sencilla para cerca, deben aproximarse más a sus pacientes, o incluso debe retirárselos, pero su capacidad para percibir detalles dentales no es igual. Entonces no se sienten cómodos ni con lentes, ni sin ellos puestos. Adivinaron: Candidatos para lentes ocupacionales!

Asimismo. hay muchas mas profesiones que utilizan mas que todo la visión intermedia, al estar desenvolviéndose la mayor parte del tiempo en una oficina con computador. Si es usuario de lentes de cerca, siente la necesidad de aproximarse mas al monitor, si es usuario de lentes bifocales, debe inclinar su cabeza hacia atrás y aproximarse al monitor, ocasionándole muchas veces tortícolis o dolores en el cuello y fatiga visual. Si…de nuevo: Candidato para lentes ocupacionales!

Los lentes ocupacionales son los mismos lentes progresivos?

Los lentes ocupacionales, no son iguales a los lentes progresivos. Estos últimos aunque tienen una zona de visión intermedia, proporcionan un campo de visión limitado para las personas cuya necesidad visual esta mas concentrada en este tipo de distancia. Estos pacientes, al ser usuarios de progresivos, perciben que deben levantar la cabeza para trabajar frente al monitor del computador. Los lentes Ocupacionales al tener la zona de visión intermedia mas amplia, se sacrifica algo de la zona de visión lejana que esta ubicada en la parte superior del lente, por lo que, si desea ver a mas de 4 mts, los lentes ocupacionales se lo van a impedir, sin embargo, durante su jornada laboral mantienen su cabeza y cuello en una postura natural.

Si te sentiste identificado con las molestias mencionadas en este blog, y tus lentes de siempre ya no cumplen su función completamente, te invito a que conozcas esta otra opción de corrección. Existen muchas opciones en el mercado de este tipo de lentes…Los puedes encontrar con otros nombres, dependiendo del laboratorio que los provea. Todos están creados para optimizar el rendimiento visual en todas las orientaciones de la mirada en las jornadas laborales, contribuyendo a disminuir factores de riesgo ergonómicos, que podrían desencadenar posibles enfermedades laborales.

Dra. Saray Martínez Santos

Optómetra y C.E.O de AVEX

 

Ya hemos hablado en nuestro anterior Blog acerca del primer par de lentes cuando eres un niño pequeño o una persona adulta jóven que no ha cumplido los 40 años. Ahora te voy a hablar de ese primer par de lentes, despues de los 40 años.

“Ups! no estoy viendo de cerca!”

Toda la vida presumías de tu “ojo de águila”,  pero soplaste la velita número 40 de tu pastel de cumpleaños, y a las pocas semanas te diste cuenta, que debías alejar el texto del periódico, del libro o de tu móvil para ver mejor?

Lo mas probable es que esto se deba a una condición propia de la edad, llamada presbicia, que se debe a la pérdida de la capacidad de “abombamiento” que debe tener el  cristalino (tu lente interno natural) para enfocar objetos cercanos.

Entonces en la consulta con el Optómetra, sale el tema de los famosos Lentes Progresivos:

En la consulta te hablan de varias opciones de corrección, entre ellas, los lentes progresivos, que vienen  de varias gamas y marcas, lo cual te puede resultar algo confuso, pero optas por seguir al pie de la letra las instrucciones de tu Optómetra.  porque claro! no quieres perder la inversión y además quieres recuperar esa “vista de águila” que te enorgullecía tener.

Pero por qué los lentes progresivos?

En este mundo digital, ya se hace necesario el uso de la visión intermedia, que es la misma que utilizamos para ver el celular y el computador. Hoy en día nadie se salva de utilizarlos en su vida cotidiana. Ningún lente (bifocal y de visión sencilla) puede ofrecernos esta visión, así que poco a poco los progresivos, han ido desplazando cada vez más a sus hermanos mayores: los bifocales.

La hora de la Verdad.

Te hacen la entrega de  los lentes, te sientes un poco mareado apenas te los pruebas, caminas con ellos puestos con algo de dificultad, te cuesta encontrar el punto exacto en el lente para enfocar el texto, te explican que todo esto es normal y que hace parte de un aprendizaje de uso. Pero pasan las semanas y los meses y no te sientes bien…

Te suena? Entones pon atención a esto, porque hay varios factores a tener en cuenta,  para evitar ciertos problemas en la a adaptación de lentes progresivos, y si ya los problemas están presentes, te explico cómo se podrían solucionar:

Para evitar problemas: debemos tener en cuenta los siguientes factores, antes de la adaptación de los lentes progresivos:

  • Edad: No es lo mismo entregarle un smart phone a una persona de 75 años, que toda su vida ha utilizado un teléfono fijo, que entregarle el mismo celular a un chico de 10 años, que los conoce desde que nació. Lo mismo sucede a la hora de  formular unos lentes progresivos a una persona mayor de 50 años, que lleva 10 utilizando lentes bifocales. Su tiempo de adaptación se va a ver  bastante más comprometido, que el de una persona mas joven, que por primera vez va a utilizar algún tipo de corrección óptica para cerca,  pues aquél que aprendió a manejar las dos visiones que tiene el lente bifocal (de ahí su nombre bi: dos Focal: de foco. Dos focos) y sabe que la linea divisora del lente, es una guía para saber el limite de cada visión. Al cambiarse a un lente progresivo, esa linea “guía” desaparece totalmente, transformándose en “la zona de visión intermedia” (es decir, una tercera visión  a la que no estaba acostumbrado) que en el lente, es la transición entre la visión lejana y la cercana. Ademas por diseño de fabricación, esta persona debe enfrentarse también a unas zonas laterales de visión borrosa que tiene todo progresivo, acortándose así, la amplitud del campo visual a la que estaba acostumbrada con los bifocales.
  • Motivación y predispsición psicoóogica del paciente : Existen varias excepciones, en las que,  utilizando en mismo ejemplo de  la  persona mayor de 50 años, usuaria de bifocal, desea fervorosamente un lente progresivo. En este caso particular, el optómetra debe jugar un poco a psicólogo, analizando si el paciente es una persona abierta al cambio, de mentalidad flexible, con una motivación superior de querer aprender a utilizar el progresivo, habiendo asumido las posibles complicaciones de  su periodo de adaptación, como un reto a superar,  y no como un obstáculo. Por lo tanto, es decisión de ambas partes, una vez realizadas las advertencias, el uso de este tipo de lentes.
  • Personas miopes que ven muy bien de cerca sin necesidad de uso de lentes: De acuerdo a mi experiencia personal con este tipo de pacientes, lo mejor es explicarle que no seria un buen candidato para el uso de los lentes progresivos, ya que son lentes que inevitablemente acotarán la amplitud de su campo visual cercano para leer, y siempre preferirán retirarse las gafas,  para poder tener a su disposición todo el campo visual para leer. Es realmente incómodo para un paciente miope que ve bien de cerca, tener que buscar una pequeña región del lente para poder enfocar la lectura, así que en estos casos, lo mejor siempre será el lente de visión sencilla que le corrige su miopía y  que se los retire a la hora de leer  de cerca.  A no ser que su presbicia ya supere, considerablemente con el paso del tiempo, su miopía.
  • Formulaciones altas y astigmatismos altos o con componentes oblicuos: Son de especial cuidado los pacientes que encajan dentro de estas condiciones porque presentan bastantes molestias a la hora de manejar las zonas laterales de visión borrosa, propias de todo  progresivo, así como también la marcha, y la percepción de la forma y tamaño de los objetos. En estos pacientes, recomiendo una excelente gama de progresivos, con un material de visión asferica y un tamaño adecuado ( de al menos 30 mm de altura ) en el lente a utilizar, para ayudar a que no presente tantos síntomas.

“Pero después de la adaptación estoy sintiendo esto” :

  • Veía súper bien con mis lentes progresivos anteriores, y con los nuevos a pesar de ver bien, debo levantarlos para leer de cerca!

En este punto hay que tener en cuenta dos cosas:

  • Una buena toma de puntos es importante. Asegúrate de que el profesional o la asesora comercial (debidamente entrenada para esto) toma las medidas de tu distancia ínter pupilar, te haga poner la montura que elegiste, en el punto de la nariz donde la sientas cómoda, y te pongan a observar un punto luminoso, mientras te marcan unos puntos con rotulador, en los lentes de muestra.
  • Tamaño de la montura: asegúrate de que, la altura de tus lentes sea de al menos 30 mm, para  que las tres visiones del lente quepan, pero que tampoco sea una montura exageradamente grande (43 o mas mm) que tengas después la necesidad de subir la montura para ver mejor de cerca.
  • Recomiendo que la montura tenga plaquetas! Odiada por muchos pacientes, pero amadas por todos los optómetras, las plaquetas son excelentes para que, a la hora de corregir este tipo de problemas, solo baste con cerrarlas un poco de manera manual, para elevar la altura de los lentes, y voila! problemas corregido como por arte de magia!

 

  • Veía muy bien con  mis lentes progresivos anteriores, quise cambiar los lentes y la montura, pero ahora siento que debo subir la cabeza para ver bien de cerca porque siento que quedo muy lejos la región de visión próxima!

Este es el típico caso  de alguien que, estaba acostumbrado a cierto tamaño de montura, y que al cambiarla, lo aumentó (al menos 3 mm). Algunos pacientes aprenden a re adaptarse al mayor recorrido que deben hacer sus ojos para  encontrar la región de visión cercana, pero con dolor en mi corazón, les digo a los profesionales de la salud visual, que si el paciente no aprendió, debe volver a una montura con el tamaño de la anterior.

  • Que esta sucediendo con mis lentes progresivos nuevos, que ahora siento más estrecha la zona para ver el computador. y a los lados veo más borroso?

Aquí es donde son claves las famosas Gamas de los progresivos. que explicaré brevemente a continuación

  1. Progresivos de baja gama: son aquellos que por su fabricación, tienden a tener a los lados externos, unas zonas de visión borrosa un poco más amplias que las de los lentes progresivos de alta gama (ya he mencionado anteriormente que tooodo progresivo las tiene, solo que en mayor o menor proporción, según la gama).  Estos lentes son los mas económicos, y los recomiendo en casos donde el paciente, sea una persona que no tenga defecto visual de lejos, o tenga un defecto visual pequeño de base (osea, de toda la vida) y que esta en la etapa inicial de la presbicia. De esta manera, al ser un lente de baja formulación, dichas zonas no afectan tanto en esntos pacientes. Ademas, ya mencione que son los mas económicos?
  2. Progresivos de gama media: son lentes un poco más elevados en precio, pero son más cómodos en cuanto  a las zonas laterales de visión borrosa. Estos lentes tienen un buen corredor (que es la zona de visión intermedia que usamos para ver el computador) y por eso, son especiales para pacientes usuarios de computador, celular, o que trabajan mucho con esta visión intermedia, como por ejemplo los odontólogos o pintores, etc.
  3. Progresivos de alta gama: pues como su nombre lo dice, son los más de los más! tienen unas zonas laterales de visión borrosa casi imperceptibles, por lo tanto, un corredor mas amplio (vision intermedia)  y una región mas amplia de visión cercana. A nosotros los profesionales nos encanta formularlos, porque casi no tenemos pacientes con problemas de adaptación a este tipo de lentes, ya que son los que más se acercan a una visión natural. Pero bueno, todo tiene su precio, y estos lentes no se salvan.

En este punto me detuve a explicarles lo de las  gamas porque este problema es típico de alguien que estaba acostumbrado a utilizar una gama alta o media y se cambió a una gama inferior (independientemente de la marca del lente).  Ahora ya infieres porqué estás sintiendo lo que estás sintiendo!

  • Al ver de lejos siento como si se interpusiera en mi campo visual, la parte del lente para ver de cerca.

Las plaquetas vuelven a ser las súper heroínas aquí: simplemente se abren para bajar la altura del lente, y otra vez,  como por arte de magia, se va la molestia. Otro factor pudo haber sido que los puntos hayan quedado un poco por encima de la visión natural del paciente. En este caso, nada que hacer: volverlos a producir con unos puntos bien tomados.

  • Puedo leer bien, solo si inclino la montura hacia adelante. Al ponérmelas como normalmente lo haría, se pierde totalmente la visión!

En este caso entra en juego algo que los optómetras llamamos “angulo pantoscópico”, que es el angulo de inclinación que tienen las monturas. Me explico:

Al poner una montura sobre una superficie plana y observarla de lado, puedes ver que su parte frontal no esta totalmente perpendicular al plano de la superficie. Este grado de inclinación se llama  “angulo pantoscópico” y también puede solucionarse, moldeando mecánicamente o con ayuda de un calentador especial de monturas,  para darle una inclinación mas apropiada.

Aqui podrás ver un video de la Guía completa para la adaptación a los lentes progresivos

Por supuesto que hay más factores que intervienen en los problemas de adaptación del lente progresivo, obviamente hice a un lado el problema en la  formulación. Estas soluciones se dan, si ya hubo una verificación de fórmula o puntos.

Me encantaría escuchar, de ustedes como pacientes, sin han presentado, o presentan algo diferente a las molestias  mencionadas en este Blog, Así intentaremos darle solución,  y de paso ayudamos a otos que puedan estar pasando por lo mismo.

Si les fue útil esta información, ayúdennos a propagarla, para que más personas se beneficien de ella, y con sus comentarios podamos todos aprender un poco más!

Éxitos y paciencia con la adaptación a los lentes progresivos, porque en verdad lo valen!

Dra. Saray Martínez Santos

Optómetra y C.E.O de AVEX.

 

 

 

La primera vez.

La experiencia del primer par de lentes,  es un hito en la biografía de  todo el que ha recibido la noticia de que los  necesita. Puedo asegurar sin temor a equivocarme,  que una persona pre adolescente o adulta,  pudiera dividir perfectamente en la memoria, su vida antes y después de que usaba lentes, porque crean o no, es un evento que generó un impacto en su día a día, sus hábitos, su forma de percibir al mundo e interpretarlo, su confort y hasta en sus relaciones interpersonales. Pero qué sucede si se trata de lentes para niños?  este evento puede ser apreciado como algo negativo o positivo: todo depende de sus padres.

Pasa en el consultorio, pasa en la vida real.

Soy madre, y entiendo que para nosotros,  el descubrir que nuestros hijos tienen alguna deficiencia, en este caso visual, no es fácil de asimilar.  Lo primero que sobresale en mi consultorio, cada vez que doy el reporte acerca de la necesidad de lentes para niños pequeños, es la cara de algunos padres que, confirman con tristeza, las sospechas que tenían  cuando observaban que su hijo tropezaba sin razón, o no rendía en el colegio a pesar de que era muy listo, o salia en las fotos familiares con un ojo desviado, o entrecerraba y se frotaba los ojos constantemente.

Otro gasto más, otra responsabilidad más como padres, la angustia de no saber cómo ni dónde comprar lentes para niños y sobretodo, empezar a estar pendientes de que, por favor se pongan las gafas con constancia; otra preocupación más por el bullying que le podrían hacer sus amiguitos del colegio, en fin…

Inmediatamente observo al niño, quien al momento  de recibir mi dictamen, ni se inmuta, porque los niños pequeños carecen de prejuicios y paradigmas…claro! esto dura hasta que vuelven su mirada a los rostros descompuestos de sus padres, y en ese segundo interpretan el episodio como algo nefasto!

Inevitablemente, se vislumbra el  origen de la tortura para que el niño se ponga las gafas con la constancia y con el gusto que le exigirán unos padres, quienes sencillamente, demostraron con aquella tristeza, que no tienen las herramientas, para transformar la experiencia en algo positivo para su hijo.

Imaginemos por un segundo un día en el parque,  en el que nuestro pequeño está corriendo por ahí, y al tropezar con alguna piedra, éste pierde su equilibrio, cae y sufre una contusión. Su primer impulso es validar si lo que acaba de sucederle es bueno o malo al buscarnos con la mirada: si encuentra en nosotros una actitud serena,  hacemos de cuenta que no pasó nada, no nos percatamos del accidente, o si nos reímos, esa misma será la actitud del niño, que se levantará enseguida y seguirá corriendo como si nada hubiese pasado. Pero qué me dicen cuando lo primero que hace la mamá o el papá es salir corriendo súper preocupado a auxiliarlo y preguntarle con angustia qué pasó, dónde fue el golpe, y casi que  llama una ambulancia? como creen que será la actitud del niño?

Lo mismo sucede con el evento de los primeros lentes para el niño: debe convertirse en una experiencia divertidísima, en la que tendrá un estilo o reflejará una personalidad interesante, original, intelectual,  la que esté más acorde con su esencia!

Yo también necesité lentes para niños!

Recuerdo cuando tenia 12 años, y era una niña miope corregida por primera vez: jamas olvidaré ese día en que el Optómetra me dijo que “me veía muy intelectual”. Eso para mi fue lo máximo! Quién pensaría que ese simple comentario, sería la semilla que se transformó años después, en un interés por la profesión de la optometría? (ver la historia completa en este link: mis primeros lentes)

Dato curioso:

Existen niños que desean con todas las fuerzas de su corazón utilizar lentes, y resulta que su visión está perfecta! este es otro caso que está ligado a esa experiencia de usar el primer par de gafas: Que hacer al respecto?

Dos opciones:

  1. Si su deseo es tan imperante, que inconscientemente le está afectando su rendimiento escolar, su comportamiento, sus trazos, o alguna parte de la normalidad de su vida, es bueno contemplar la posibilidad de darle al niño unas gafas “placebo”. Es decir, estamos ante un paciente simulador, y por lo tanto los adultos simularemos que efectivamente tiene un problema y que lo vamos a corregir con sus deseadas gafas: mismas que lo “curarán” en un mes! gafas milagrosas. Conviene que los padres sepan que es una táctica para calmar esa necesidad del niño instalando de manera paralela  una re- programación en su inconsciente de que, ya no serán necesarias las gafas, que podrá escribir correctamente, y rendir en sus estudios al cabo del mes de uso (fecha de control). He tenido muchísimos casos de éxito con este tipo de pacientes donde los padres quedan muy contentos con el manejo porque evidencian cambios significativamente positivos en sus niños. De paso, podemos aprovechar para darle una protección solar a sus lentes y un filtro para el computador, así que no será para nada un desperdicio de inversión. 
  2. Si sencillamente es un capricho, porque tal vez a su hermano mayor  le formularon gafas y quiere ser como él, o ve que su mejor amigo tiene gafas y él no, pero no hay un alteración en la normalidad de su vida, podemos bien darle unas gafas con filtros protectores, con el subsecuente planteamiento de la de la primera opción, o podemos sencillamente explicarle al niño que no necesita lentes (para evitar la inversión),  Pero que efectivamente tiene un “problema” en sus ojitos que deberá ser solucionado con….unas gotas! Hay dos probabilidades ante la noticia de las gotas que, por supuesto no serían más que unas lubricantes: el niño se sentirá automáticamente mucho mejor en la consulta, y como por arte de magia, se “curará”. La otra probabilidad es, que el niño aceptará y se someterá a un “tratamiento corto” con control a los 15 días, en le que nos comentará que todo está perfecto y ya no necesita las gotas. Algunos temen tanto las gotas, que tienen “mejorías” asombrosamente rápidas.

Mis consejos para los padres:

Antes de llevar a sus  hijos al Optómetra, porque sospechan de alguna anomalía visual que, efectivamente está presente  en sus hijos, les aconsejo con todo mi corazón:

  • Aunque duela un poco, lo importante es lo que reflejen en su actitud: ante la confirmación de sus sospechas, no lo piensen dos veces y lancen un gran “Waooo! que bien!  puedes escoger unas gafas rosadas, que es tu color favorito!”
  • Transformen la compra en un gran evento: tomen fotos a sus hijos con las monturas que se prueba, hagan que se miren en el espejo y escojan varias opciones, que juegue con ellas, que se diviertan con ellas, porque serán sus compañeras inseparables (si ustedes como padres hacen bien la tarea).
  • Dejen que el niño lleve la montura que a el le gustó. Si! esa montura enorme, verde fosforescente, esa es la ganadora! nada que hacer!
  • Cómprenle estuches de gafas con sus personajes favoritos cada periodo de tiempo, personalicen el pañito de limpieza con su nombre, añádanle cordones coloridos, hoy en día, el mercado tiene una amplia gama en gafas para niños,  que pueden aprovechar para transformarlas en el accesorio mas cool que su hijo quiera enseñar con orgullo en el colegio. Esto es clave para blindarlo de alguna posible burla. 
  • Dependiendo de sus capacidades adquisitivas, compren más de un par:  funcionó para mi aquélla primera vez: mi papá estaba tan entusiasmado, que se fué directo a la pequeña sección de gafas para niños que tenia aquella óptica, y me compró tres pares: uno rojo, uno rosado y otro blanco,  y yo feliz estrenando, o luciendo un par dependiendo de mi humor!
  • Recuerden que no es el fin del mundo! Su hijo más adelante podrá tomar la decisión de ponerse lentes de contacto, o incluso se pueden adaptar lentes de contacto para niños! Cuando sean mayores, podrán realizarse una cirugía refractiva para quitarse los lentes; así que tómenlo con calma, que puede ser temporal. Claro está: existe la opción de que se conviertan en parte de su estilo, o su forma de expresarse, y no quiera retirárselas. Como digo, la experiencia de los primeros lentes para el niño,  depende de ustedes como padres! 

A los padres que no quieren ver:

Por otra parte a aquellos que tienen las mismas sospechas, pero no desean o no consideran necesaria la visita de sus hijos pequeños al optómetra, les dejo el siguiente enlace, en el que encontrarán un video explicándoles acerca de la importancia del chequeo visual en la infancia.

Espero que este articulo haya servido de ayuda, para aquellos que se sintieron identificados y encontraron opciones que podrían ser útiles. No duden en dejarnos sus comentarios, si están atravesando algo similar. Si tienen dudas respecto al tema, estaremos atendiéndolas en este Blog.

Éxitos!

Dra Saray Martinez.

Optómetra

AVEX.

click aqui para programar un examen visual para niños en Bucaramanga